Ayuda y FAQs

En esta sección de nuestra web encontrarás respuesta a las dudas y preguntas más frecuentes entre nuestros clientes. Si no encuentras la respuesta que buscas, por favor contacta con nosotros en info@enersolma.com

¿Dudas y preguntas?, echa un vistazo a nuestra sección de

Preguntas Frecuentes

El autoconsumo fotovoltaico es una modalidad de producción de energía en la que un usuario particular (sea una persona física o una empresa) produce una parte de la energía eléctrica que consume mediante una instalación de paneles solares en su inmueble. Al autoproducir una parte de su energía gracias a la luz del sol, el usuario reduce la cantidad de electricidad que toma de la red eléctrica convencional, y con ello reduce también el recibo de la luz que ha de pagar cada mes a su compañía eléctrica. Gracias al autoconsumo fotovoltaico, el usuario es más autónomo a la hora de cubrir sus necesidades de energía, ya que se expone menos a los vaivenes de precios propios del mercado de las grandes compañías eléctricas.
Cualquier ciudadano podría optar por desconectarse de la red e instalar un sistema de generación de electricidad propio a través del cual se autoabasteciera, ya sea con módulos fotovoltaicos, aerogeneradores,… incluso con grupos electrógenos convencionales.

Estas instalaciones se denominan instalaciones aisladas de la red (no deben confundirse con las instalaciones de autoconsumo interconectadas), no participan en el sistema eléctrico y, por tanto, tampoco les es de obligación la normativa asociada al autoconsumo conectado a la red. Su legalización es sencilla y para ello debe dirigirse al Servicio o Departamento con competencias en Energía de la Comunidad Autónoma a la que corresponda la localidad donde se implante la instalación.

Lógicamente, la instalación deberá diseñarse para proveer toda la electricidad que el consumidor precise durante todas las horas del año en el que exista dicha demanda de electricidad. Para ello, lo habitual es diseñar el sistema integrando en el mismo un sistema de baterías que almacene la energía generada que no se utilice en el instante, con una potencia de salida y capacidad de almacenamiento suficiente para atender la demanda cuando el sistema generador no produce energía (por ejemplo de noche, en caso de que el generador sea una instalación solar).

En cualquier caso, por motivos técnicos, económicos y de seguridad de suministro, por lo general está desaconsejado desconectar el consumo de la red eléctrica, siendo mucho más eficiente llevar a cabo una instalación de autoconsumo que funcione en paralelo con la red que nos permita reducir el consumo de ésta. Además, la nueva normativa posibilita en ciertos casos incluso compensar económicamente los excedentes vertidos a la red que se generan cuando se produce más de lo que se consume con la energía que se toma de aquella, lo cual aún hace más rentable la ejecución de una instalación en autoconsumo.

Sin embargo, cuando se prevea ejecutar la instalación frente a conectarse a la red, por ejemplo en aplicaciones agropecuarias o ganaderas de nueva implantación, el criterio a seguir sería valorar el coste de la acometida a la red y el pago de la electricidad consumida a la empresa comercializadora frente al coste de la instalación generadora (fotovoltaica, eólica, mixta de ambas, grupo electrógeno, etc.) y su mantenimiento durante toda la vida útil de la instalación de generación.
En primer lugar, una instalación de autoconsumo no deja de ser una instalación de generación de energía eléctrica, por lo que debe siempre llevarla a cabo una empresa instaladora autorizada. De acuerdo con lo establecido en el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), dicha empresa instaladora deberá poseer la categoría de especialista en “instalaciones generadoras de baja tensión”, para garantizar el cumplimiento de todas las condiciones técnicas y de seguridad que exige tanto el REBT como la compañía distribuidora de la zona.

Por otra parte, si bien es posible adquirir un kit doméstico, que puede parecer más sencillo, éstos no siempre tienen por qué ser los idóneos para nuestros consumos. Se recomienda que un proyectista, o el propio instalador de estos sistemas, sea quien dimensione la instalación de autoconsumo que mejor se ajuste a nuestro perfil de consumo con el fin de que resulte lo más ventajosa posible.

Por último, se debe tener en cuenta que la instalación ha de legalizarse y para ello se precisa, entre otros, el certificado final de la instalación suscrito por instalador autorizado diligenciado por el servicio territorial competente en energía, por lo que se desaconseja la ejecución de instalaciones de autoconsumo por los propios usuarios, conductas que, además de ser sancionables, podrían conllevar riesgos para la seguridad de los usuarios.
Para llevar a cabo una instalación de autoconsumo que nos permita generar nuestra propia electricidad para consumirla se han de seguir una serie de pasos para asegurar que ésta se realiza de manera adecuada y segura. Estos pasos dependen del tipo y tamaño de instalación que se decida acometer.

En el caso de que se opte por una instalación en autoconsumo sin excedentes de potencia no superior a 100 kW, instalación para autoconsumir toda la electricidad que se produce, en este caso, efectivamente, bastará con que una empresa instaladora autorizada la ejecute, emita el correspondiente certificado o boletín de la instalación y lo presente en el Servicio o Departamento con competencias en Energía de la Comunidad Autónoma a la que corresponda la localidad donde se implante la instalación. La Comunidad Autónoma procederá a inscribirla en el Registro de Autoconsumo y tramitará ante la distribuidora la modificación del contrato de acceso del suministro.

Sin embargo, si se decide llevar a cabo una instalación en autoconsumo con excedentes, esto es que autoconsuma parte de la producción y los excesos puedan ser inyectados a la red para su venta o compensación, el procedimiento requiere realizar más pasos, como, por ejemplo, la constitución de un aval para instalaciones de más de 15 kW, la solicitud de punto de acceso y conexión a la empresa distribuidora, o suscribir un contrato de compensación de excedentes o de venta de la energía en el mercado, etc.
Se trata de un mecanismo legal establecido por la nueva normativa del autoconsumo en nuestro país: el RD244/2019. Según la norma, puedes “vender” el excedente de energía que produzcan tus placas solares y que tú no consumas. Esa energía se contabilizará mediante un contador bidireccional y su cuantía económica te será descontada de la factura eléctrica mes a mes.

La compensación de excedentes puede hacer que amortices tu instalación mucho antes. Merece la pena conocerla.
Esta es una pregunta que se ha hecho casi todo el mundo. Sí, sí que funciona independientemente del clima y de la hora. Aunque su rendimiento es algo menor, no deberías tener problemas. Por suerte, vivimos en el país de Europa con más horas de sol al año.
Sí, lo permite. Aun así, ten en cuenta que el artículo 5.7 del Real Decreto 244/2019, recoge que “estas baterías han de disponer de las protecciones establecidas en la normativa de seguridad y calidad industrial que les sea de aplicación”.
El papel de los ayuntamientos en la tramitación de una instalación de autoconsumo eléctrico es la presentación de comunicación previa de obras antes de su ejecución. El resto de trámites necesarios para la ejecución y puesta en marcha de una instalación en régimen de autoconsumo se llevan a cabo en Direcció General d'Energia i Canvi Climàtic y la compañía eléctrica distribuidora que corresponda, para Illes Balears : Endesa Distribución, Sampol o Vall de Soller energía.
El peaje de respaldo, popularmente conocido como “impuesto al sol”, es una tasa que se aplicaba a las instalaciones de autoconsumo cuya potencia contratada fuera igual o superior a los 10kW. Esto supone que las viviendas quedaban exentas. Hablamos en pasado, ya que, al menos por el momento, el Gobierno ha eliminado este impuesto.
Si quieres instalar placas solares en tu hogar o negocio, es importante que sepas que, ocasionalmente, El Govern Balear ofrece subvenciones para incentivar las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico, las cuales se aplican sobre un porcentaje del precio total de la instalación. Son ayudas muy demandadas, por lo que te sugerimos que estés atento a las convocatorias.

Muchos ayuntamientos de nuestra isla también ofrecen reducciones o bonificaciones sobre el IBI y el ICIO que valen la pena aprovechar. Cabe destacar que, con subvenciones o sin ellas, la tecnología fotovoltaica siempre será rentable y supondrá un ahorro para tu bolsillo.
¿Quieres pasarte a la energía solar de autoconsumo? Has llegado al lugar indicado, porque el cambio hacia un modelo energético sostenible con Enersolma SL es un proceso sencillo, en el que no tendrás que preocuparte por nada. Una vez que decidas hacer tu instalación de autoconsumo fotovoltaico con nosotros, nos encargamos de cada detalle hasta dejar todo en funcionamiento.

Sistemas de energía sostenibles, fiables y a tu alcance, Encuentra tu solución ya.